¿Qué es el método Leduc?

El método leduc es una técnica que se enmarcaría dentro del Drenaje Linfatico Manual (DLM), del que ya te hablamos hace unos días. Sin embargo, hoy vamos a profundizar más en este tema y te vamos a explicar en qué consiste, cómo se aplica y los beneficios que presenta esta técnica.

Ha sido desarrollada por el belga Albert Leduc durante la década de 1970 y es utilizada por fisioterapeutas para el tratamiento de los edemas.

El doctor en fisioterapia Albert Leduc, comenzó a desarrollar esta técnica tomando como referencia las enseñanzas de Emil Vodder, pero encontró ciertas carencias en el método aplicado por éste y a raíz de ahí decide llevar a cabo una serie de mejoras, desarrollando así tu propio método, el método Leduc.

Objetivos del método Leduc.

A través de esta técnica, los principales objetivos que se persiguen, serían los siguientes

  • -Eliminación y evacuación de toxinas.
  • -Regeneración celular.
  • -Activación y mejora de la circulación linfática.
  • -Proporcionar relajación y descanso.
  • -Activación del proceso de cicatrización.

¿Cómo se debe aplicar el método leduc?

Esta técnica, enmarcada dentro del Drenaje Linfatico Manual, se podría dividir entres fases:

La primera fase sería el drenaje ganglionar que consistente en favorecer el vaciado ganglionar por presión simple. A continuación se desarrollaría la segunda fase que sería el drenaje de llamada. Con este movimiento lo que se pretende es conseguir un doble objetivo. Por un lado se incrementa la frecuencia contráctil de los vasos linfáticos que drenan cada región con el objetivo de conseguir y por otro lado se consigue una  evacuación acelerada de los elementos del edema. Este movimiento se debe aplicar en las zonas en las que no hay edema claro.

La ultima fase sería la denominada drenajea de reabsorción. Este movimiento se basa en favorecer la absorción del edema por parte de los vasos linfáticos y venosos, favoreciendo la reanudación de las macromoléculas mientras el sistema venoso va recuperando la parte líquida del edema. Esta tercera fase se debe aplicar en las zonas edematizadas, obteniendo con su aplicación una disminución de la consistencia del tejido y del volumen de la zona.

Por último, es muy importante mencionar que esta técnica se desaconseja totalmente en los casos que el en edemas que tengan un origen cardíaco o renal.